’OMAR JAYYĀM

عُــمَــر خَــيّــا م

Nazia Barani

Universidad de Salamanca

’Omar Jayyām nació en el año 1048 en Neyšābur/Neyšāpur (en el noreste de Irán, en la provincia de Jorāsān). Falleció en la misma ciudad el año 1131.

Se puede observar la provincia de Jorāsān (el color rojo)

Fue un gran sabio, astrónomo, filósofo, matemático y poeta persa. Dedicó la mayor parte de su vida a la investigación. Realizó relevantes descubrimientos sobre todo en astronomía y en matemáticas.

Escribió numerosos tratados y estudios sobre diferentes disciplinas. Lamentablemente, solo nos queda parte de su obra científica.

Durante varios años dirigió un observatorio astronómico en la ciudad de Isfahan. Participó en la reforma del calendario persa conocido como el calendario Ŷalāli, durante el reinado de Malek šāh de la dinastía selyúcida y su visir Nezām al-Molk.

Monumento a Jayyām

LAS ROBĀ’IYYĀT DE JAYYĀM

Jayyām es autor de las conocidas Robā’iyyāt. Las robā’iyyāt[1] o las cuartetas son un tipo de poema breve y formado por 4 hemistiquios. Riman el primero, el segundo y el cuarto, y el tercero queda libre (aa/ba).

El poeta expresa sus pensamientos, su filosofía y un razonamiento profundo de una manera resumida mediante estas cuartetas sencillas. En sus versos podemos observar su profunda reflexión sobre la existencia humana, sobre la naturaleza,  la religión, el universo, etc.  Hace referencia a varios temas que le preocupan, como la muerte, el sentido y la finalidad de la vida, la insignificancia del hombre ante el universo, la impotencia del ser humano ante la vejez y la muerte, la fugacidad de la vida, la vanidad de la existencia, etc.

Nuestro gran filósofo y pensador, pudo acercarse la poesía a la filosofía mediante sus cuartetas filosóficas[2].


1  Algunos consideran que el inventor de la cuarteta fue Rudaki.

2  Rodríguez (p. 196) considera que muchas de sus cuartetas “poseen dos caras: una nihilista y la otra hedonista o epicúrea, sin destacar la una sobre la otra”.

En el año 1859 por primera vez, Edward Fitzgerald tradujo sus cuartetas al inglés. De este modo, dio a conocer su poesía al mundo occidental.

Edward Fitzgerald (1809 – 1883)

Sobre sus cuartetas se han realizado muchos estudios. Las cuartetas que se le atribuyen al poeta son centenares, pero “según Sādeq Hedāyat 81 y según Mohammad ‘Ali Foruqi 178 cuartetas son de su autoría sin género de dudas” (Sobhāni, p. 211).

Las cuartetas de Jayyām como hemos mencionado antes son escasas y en Persia no tuvo tanta repercusión como en Occidente. En Irán es más conocido como un gran matemático, astrónomo y filósofo por sus numerosas obras científicas y por su contribución al mundo de las ciencias.

Sus cuartetas han sido traducidas a numerosas lenguas, al español también.

Cada año según el calendario solar persa el día 28 de ordibehešt (el 18 de mayo) se celebra el Día de Jayyām en Irán y en diferentes países con seminarios, reuniones, lectura de sus obras, etc.

En su honor se le dio su nombre a un cráter de la Luna. El escultor vasco Eduardo Chillida (1924-2002) realizó dos esculturas en su homenaje: “Mesa de Omar Khayyám I y II” (1982).

Acabamos con unos poemas del poeta Jayyām:

         تـا کِـی غَــمِ آ ن  خـو رَم  کِـه  د ا رَم  يـا  نَـه

        ويـن عُـمـر بِـه  خـوش دِ لـی  گُـذ ا رَم  يـا  نـه

پُـر کُـن قَــدَ حِ  بـا دِ ه  کِـه  مَـعـلـومَـم  نــيــسـت

کـا يـن دَ م  کِـه  فـرو بَــرَم   بَـرآ رَم  يـا  نـه

«A qué preocuparme de si tengo algo o no,

ni de si pasaré mi vida alegre o no;

echa vino en la copa, que ni siquiera sé

si el aire que ahora aspiro voy a expirarlo o no». (Robaiyyat).


La caravana en el desierto

1
¡Despertad! Que ya el sol desde el remoto Oriente
dispersó las estrellas de su sesión nocturna,
y al escalar de nuevo el cielo iridiscente
la regia torre ciñe con su lazada ardiente.

2
Antes que el brillo fatuo del alba se extinguiera,
oigo una voz que dentro de la taberna grita:
-«Si el altar todo en luces para la fiesta espera,
¿por qué el tardo devoto duerme en la sombra afuera?»

3
Canta el gallo, y el grupo que a la intemperie queda,
-«¡Ea, abridnos, pues! -grita- nos resta un breve instante
de aguardar nuestro turno, pues al girar la rueda,
¡Quién hará que a este sitio volver otra vez pueda?»

4
Y ahora el nuevo año, removiendo ansias muertas,
al alma pensativa llama a la soledad,
donde Moisés asoma sus blancas manos yertas,
y Jesús resucita las llanuras desiertas.

5
Iram llevó sus rosas a donde nadie sabe,
con la septanulada ánfora de Jamshid;
¡Oh! pero aún destila del vino el rubí suave
y la fuente en el huerto canta su salmo grave.

6
Ya, de David los labios selló la última arcilla,
mas el Bulbul en sacro y mimético Pehlví,
-«Vino!» a la rosa ofrece en rauda seguidilla
para teñir de púrpura su marchita mejilla.

7
Ven a llenar mi copa, y en primaveral anhelo,
echa de ti ese manto de contrición y dudas;
El ave-tiempo apenas tiene luz para el vuelo,
y -¡mira! ya sus alas está tendiendo al cielo.

8
Ya en Babilonia impía, ya en Naishapur, mi cuna,
ya la copa os ofrezca dulce o amargo vino,
el de la vida filtra con tarde importuna,
y las hojas sin savia van cayendo una a una.

9
El alba de mañana nos traerá primorosas
nuevas rosas, mas ¿dónde se fueron las de ayer?
Pero el Estío llega desbordante de rosas,
y Kaikobad, Jamshid, volverán a sus fosas.

10
¡Y deja que se vayan! Libre el mundo se vea
de Kaikobad el Grande o Kaikosrú el potente;
y de Rustúm los gritos llamando -«¡a la pelea!»
y Hatím-Taí -«¡a la orgía!»- allá se vayan, ¡Ea!

11
Ven tú conmigo al margen de este oasis florido
que pone nuevo verde al valle pedregoso:
Aquí «esclavo» y «sultán» duermen igual olvido,
y -«paz a Mahmoud»- clama amor compadecido.

12
Aquí con un mendrugo, entre el gayo ramaje,
una ánfora de vino, un manojo de versos,
y tú conmigo, sola, cantando entre el boscaje,
es para mí un paraíso el yermo más salvaje.

La escuela secundaria llamada ’Omar Jayyām.

Fue inaugurada el 22 de septiembre de 1940. Es una de las escuelas secundarias más antiguas de Neyšābur, registrada por la Organización del Patrimonio Cultural de Irán.

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA

-Jayyam, O. 1993. Robaiyyat, pp.166-167. Edición e introducción de Sadeq Hedayat. Madrid: Hiperión.

-Rodríguez Vargas, J. 2011. “Los siglos dorados de la literatura persa”. Persia, pp. 193-196. Almuzara.

-Sobhāni, T. 2017. La historia de la literatura persa, pp. 208-212. Teherán. Zavvār.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s